Una ciudad como Pontevedra encontró en el hecho de caminar una solución a su permanente problema de movilidad. Hoy es un escenario accesible, casi sin barrera alguna, económicamente dinámico, agradable para comprar, para el ocio, la hostelería y el turismo, puntas de lanza de la economía urbana, además de la administración pública.

Metrominuto, mejor a pie

Una de las acciones de comunicación más difundidas sobre el modelo urbano es el mapa de distancias y tempos entre 28 puntos de la ciudad, que tiene como finalidad desdramatizar el hecho de caminar. El mapa fue difundido por la Red de Ciudades que Caminan y por la organización europea Intermodes, de forma que muchas ciudades hicieron su propio Metrominuto. En la actualidad se está desarrollando una aplicación para teléfonos móviles.

Ver más información…

Panel-04-planos-peq

Desautoxicada

Así se presenta la ciudad. Liberada de la presencia abusiva de los coches. Sólo en el Centro Histórico “dormían” legal o ilegalmente unos 500 coches, que dejaron libre espacios en los que hoy florece una interesante economía comercial y de ocio. Lo mismo pasa en el resto de la ciudad, con calles comerciales peatonales o de coexistencia de tráficos naturales y a motor, o con espacios rodados y otros peatonales. Siempre con el colectivo (el espacio público) por encima del privado (el coche particular), que debe ocupar un lugar secundario.